domingo, 26 de abril de 2009

Hiedra


Hoy quiero ser hiedra

que se aferre al muro antiguo

y oler a tierra

a moho y barro

y dormitar en la cadencia triste

de las horas dulces

donde nada importe ya

sino el riego del cielo nocturno

y el silencio

y la seguridad

del pequeño mundo invisible

que rodea al muro

y a la hiedra