miércoles, 19 de agosto de 2009

Cielo y margaritas


Cubre mi amor de cielo y margaritas
para que me perdure
Sigue la estela lenta de sus pasos
y deja que me arrulle
Cadencia lenta de las tardes lánguidas
de mil veranos
Quisiera ser harina derramada
por siempre entre tus brazos
Aún duerme el niño en mi interior
no le despiertes
Entre las tibias sábanas de mil mañanas
y mil amores

Pasan los dias, los meses, los veranos
y se marchitan
las flores de los muchos años
y juventud perdida
Pero en mi corazón mi alma y en mi labios
aun habita
Tu dulce amor llenando mi regazo
de cielo y margaritas.