domingo, 29 de noviembre de 2009

Acaso...

¿Acaso tu locura es mayor que la mia?
¿Acaso ya no te quedan flores que ofrecer a la luna?
¿Acaso se rompieron ya las cadenas que encadenaban tus manos?
¿O es solo un espejismo que vivimos juntos...
en una fria noche gris en que tus manos
y las mias se unieron por la fuerza de la costumbre
bajo la misma luna?