martes, 12 de enero de 2010

Doscientos pasos


Doscientos pasos
a la orilla del Tajo
por la arenisca abajo
perdí en mis años...
.
Doscientas veces
a la sombra del Eufrates
me dormi en el balandro
bajo los tristes álamos...
.
Doscientas voces
desde el fondo del Nilo
me gritaron sus penas
sobre frágiles hilos...
.
Doscientos veinte
son los dias que faltan
y los que sobran
siempre doscientas veces.