lunes, 1 de marzo de 2010

Ay de mi

Mi padre era marino
y mi madre maestra.
Ay de mi que no soy
ni de mar ni de tierra.
.

Mi amor vino de oriente
y yo de España.
Ay de mi que no tengo
ni cielo ni patria.
.

Añore en el invierno
el sol de la mañana.
Ay de mi que no puedo
calentar mi alma.
.

Y quise en primavera
subir a las montañas.
Ay de mi, no poseo
ni cuerdas ni llantas.
.

Y he intentado quererte
abrazando mi almohada.
Ay de mi, que sin ti
no soy nada.