sábado, 17 de abril de 2010

Hermana musulmana

Hoy he querido escribirte en mi jardín
hermana musulmana.
Para buscar contigo esa paz
que nos dio la fe compartida.
Para ir contigo de la mano
y no perder el camino.
Para encontrar contigo la vida
que florece en la nada
y comprender que aun quedan esperanzas.

Te he buscado en cada paso de mi vida,
hermana,
en cada flor perdida del desierto,
en cada ocaso, en cada madrugada,
para sentir que no estoy sola en el camino,
para rezar contigo al mismo Dios,
hermana musulmana.