domingo, 11 de abril de 2010

Verjas

Me gusta el vibrar de las verjas de hierro entre mis dedos,
música silenciosa de los exiliados,
ecos de brisas y lenguas extrañas,
que dejan solo entre mis manos la suciedad y la herrumbre
de las viejas rejas
y el polvo del contaminado aire
de un cielo lejano.