sábado, 24 de julio de 2010

Exilio

Ya los cedros del Líbano olvidaron
de tus pasos el eco;
los bazares de Alepo y de Damasco
también lo hicieron.
Hay un jazmín en una oscura esquina
de la alborada
bajo el sol de otra tierra y de otras lunas,
que te reclama.
Déjame ser tu exilio, amado mío,
y tu destierro,
déjame ser jazmín y cedro y pasos
en tu sendero.
Que no quiero olvidar que te olvidaron
cuando te fuiste,

los bazares, las calles y los campos,
donde naciste.

Y mientras yo consuelo con mis brazos
tu triste exilio,
en Homs se marchitaron los jazmines,
amado mío.


poema ganador del concurso "Versos del Sur" convocado por Web Islam
ver aqui