martes, 12 de octubre de 2010

Añoro

Añoro la felicidad de las cosas sencillas,
porque ya nada es sencillo...
y quisiera poder dormir,
pero ya no hay sueños.