lunes, 31 de enero de 2011

Lágrimas de Ambar

Cuando dejo
que la desesperación venza
a mi alma espartana,
lloro,
mas no son lágrimas
sino gotas de ambar
petrificadas.