sábado, 12 de febrero de 2011

Aroma de Vainilla


Aquel hombre que olía
a aroma de vainilla y a canela
y a flores de gardenias,
el que robo mi alma,
aroma de vainilla me recuerda
todo el amor que dulce me entregaba.
.
No son recuerdos de la patria mia
los que cohabitan con mis madrugadas,
es el aroma dulce de vainilla
de aquel hombre que me robo mi alma.
.
En el umbral de las cosas antiguas,
entre las sabanas almidonadas,
hay un cantar antiguo que me lleva
a revivir canciones olvidadas,
llenas de aroma suave de vainilla
del hombre que me amaba.
.
Recuerdo cada piedra del camino,
cada lágrima, cada risa y cada causa
que me llevó a ser lo que no he sido,
y lo que fuí cuando le respiraba
aquel aroma fuerte de vainilla,
de aquel hombre que olía
a tantas cosas gratas.
.
De las cosas que perdí entre la memoria,
de los motivos y las causas olvidadas,
cuantos destinos rechacé y me rechazaron,
cuanto lloró mi alma.
Solo el aroma de aquel hombre que olía
a gardenias, a canela y a vainilla,
me hizo sentir amada.
.
Y por un dulce aroma de vainilla
vendí mi alma.