domingo, 17 de abril de 2011

No pudo ser

Quisiera poder dormirme para siempre
en el cálido hueco de tus brazos,
y olvidarme del mundo y de la gente,
y soñar con tus labios.

No pudo ser,
no me dejan vivir soñando.