martes, 14 de junio de 2011

Límites


Rebasé todos los límites
del clamor y el lamento.
Y olvidé las poesías de Yalal Al Din.

Toma, pues, la punta de mi trenza
cual saeta.
¡Lánzala al viento!