miércoles, 24 de agosto de 2011

No lloraré. Para Hamza, el niño martir



Dobló mi corazón cansado de cadenas
tu imagen triste y el dolor temprano.
Pero no lloraré.


Hace tiempo que el cauce de la pena
secó las aguas salinas del Orontes
para teñirlas con la sangre oscura
de los hijos de Daraa la olvidada.
Pero no lloraré.


Bajo la tierra de Siria duerme Hamza
Pero no lloraré.
Solo me queda el grito.






"No llores madre de Hamza, tu también eres nuestra madre"